En su columna Ala Diestra, titulada de Panismo a “Panismo” del portal moviendoideas.com, Octavio, Tavo, Corvera, hizo una reflexión que termina diciendo:

 

“La crisis por la que pasa el PAN Puebla será superada cuando los panistas entendamos que debemos regresar a la Identidad panista que nos dio la credibilidad y la confianza con la ciudadanía, cuando los “panistas” hayan renunciado todos y cuando el panismo de moda entienda que Acción Nacional es más que 8 años de pragmatismo”.

 

Brutal comentario que hace recordar a los panistas que Rafael Moreno Valle los pisoteó y excluyó, por decir lo menos y que Martha Erika Alonso Hidalgo, andaba por los mismos pasos.

 

Los panistas, (y menos los poblanos), no deben (debemos) olvidar que Moreno Valle desdeñó a los poblanos y nos dejó herencias malditas como Luis Maldonado Venegas en Educación Pública y Gobernación. A su vez, este personaje trajo a Jorge Benito Cruz Bermúdez, otra sabandija (diría Yeidlok), incrustada en lo poco de Honorable que le queda al Tribunal Superior de Justicia. Y más por ese estilo: María del Carmen Salvatori, Marco Rodríguez, etc.

 

Y Moreno Valle llenó el gobierno de otros como: Diego Corona Cremean en CAPCEE e Infraestructura; Jesús Rodríguez Almeida en Seguridad Pública y luego en Gobernación con Martha Erika; y ésta última no encontró talento en Puebla y trajo a Miguel Robles Bárcena para la SEP.

 

Y llenaron Acción Nacional de otras sabandijas que hasta diputados fueron.

 

Ahí están Jorge Aguilar Chedraui, Sergio Moreno Valle y Patricia Leal Islas, entre muchos otros “operadores” de mediano y bajo perfil. Y otros que mandó a diferentes partidos políticos.

 

Y muchos panistas que decidieron cambiarse al ala morenovallista: Genoveva Huerta Villegas, Salvador Escobedo, Pablo Rodríguez Regordosa, Blanca Jiménez Castillo, Inés Saturnino López, Pedro Gutiérrez, Víctor León Castañeda, por mencionar algunos.

 

Estos últimos tienen que pagar las consecuencias de las atrocidades de quien fue su líder y ahora no está para protegerlos.

 

Hoy son los tiempos de Marko Cortés y comitiva que le acompaña.

 

Y su objetivo inmediato es recuperar el partido para los panistas.

 

Lo real es que: Gane o pierda, con Enrique Cárdenas Sánchez como su candidato a gobernador, van a ganar el partido, pero a perder el gobierno.

 

Insisto, reitero, afirmo, repito: Con Cárdenas, gane o pierda, llegue o no a Casa Puebla… van a ganar el partido, pero van a perder el gobierno.

 

Punto.

 

He dicho y he escrito.

 

“Se le cayó” a Hersilia

 

Donde se está tardando el cambio o relevo institucional es en la Dirección del Instituto Tecnológico de Atlixco (ITESA), donde aun despacha Guillermo Almazán Smith.

 

Está autorizado, pero en Casa Aguayo andan ocupados en “la interna”. El tema urge.

 

Por cierto, los síntomas son que:

 

¡Se le cayó! la dirección del Tec de Atlixco a la maestra Hersilia Córdova Morán o tal vez nunca la tuvo.

 

Por cierto, hablando de Atlixco, esta semana fue designado como operador político de MORENA, Eleazar Pérez Sánchez, ex alcalde priista y luego aspirante a alcalde, o sea sabandija (diría Yeidlock).

 

Su cargo lo disfrazan como “delegado” de alguna Secretaría.

 

Si alguien tiene más detalle, pues que comparta la “info…”

 

Ah, y desde el martes 12, también le dieron las gracias al rector de la Universidad Tecnológica de Puebla (UTP), el morenovallista Bernardo Huerta Cuottolenc.

 

Punto.

 

He dicho y he escrito.

 

Ni Obama

Marko Cortés presidente del PAN estará este viernes en Puebla con los panistas morenovallistas, para respaldar al candidato antimorenovallista. No más no vaya a caer en la hipocresía de honrar la memoria a los nuevos huéspedes de Dubái, porque esa reverenda… no se lo perdona ni Obama.

 

El Verdugo.

Desde el año 2012 el gobierno de Moreno Valle “se robó ¡hasta! la luz” para alumbrar la vía Atlixcayolt. Ahora el gobierno de Pacheco Pulido tiene que pagar “los platos rotos”. El Verdugo dice: ¿No es más barato mandar la factura a Dubái?