Pericos ilusionó, como cada año, a sus aficionados. Los mantuvo con la esperanza de pelear, de nuevo, por el gallardete de la Liga Mexicana de Beisbol. Lamentablemente al final el fracaso llegó, porque así debe considerarse no calificar a play-offs.

Una gran ilusión daba inicio el 17 abril de 2019 en el nido verde, un equipo de Pericos de Puebla que lucía completamente renovado, desde la directiva encabezada por José Miguel Bejos hasta una plantilla con jugadores nuevos y jóvenes debutantes en LMB, dirigidos por un grande del beisbol mexicano, Enrique el "Che" Reyes.
Con marca de 34-26 pareciera que la temporada llevaba buen camino para los emplumados, y la afición lo demostraba haciendo buenas entradas en el Serdán. 
Todo era color de rosa para Pericos, buenos resultados y estadio lleno cada fin de semana, pero la pregunta que nos hacemos es: ¿Qué fue lo que pasó? 
Todo comenzó en el descanso de dos semanas a causa del Juego de Estrellas, donde Danny Ortíz se coronó como el campeón de cuadrangulares. Pareciera que ese descanso no le cayó del todo bien a los emplumados, ya que los malos resultados y bajas de jugadores importantes, como el pitcher Casey Harman, el jardinero central Herlis Rodríguez y las incorporaciones de Jonathan Castellanos, Mike Antonini y Jefri Pérez hicieron que el mes de julio fuera una dura prueba para los poblanos, por las series ante los "favoritos" como Tijuana, Monterrey, Monclova, y el rival de zona Diablos Rojos de México. 
En la segunda vuelta se rompieron records importantes, Enrique el "Che" Reyes llegó a su victoria mil, la "Chispa" Gastélum conectó su hit número dos mil, mientras que Ismael Salas llegó a los mil imparables. Pero con el bajo rendimiento de los lanzadores abridores los partidos varios juegos, que al final pesaron en el standing. 
Equipos de la zona sur como Yucatán y Tigres resurgieron de las cenizas y con el mal paso de Pericos se colocaron en posiciones de play-offs. bajando a la quinta posición a los emplumados, por lo que única opción de estar en postemporada era el juego de comodín, siempre y cuando se le ganara la serie a Diablos en el Harp Helú y que Tigres perdiera la confrontación ante Tabasco.
Conseguir la serie en México era algo complicado, pero a pesar de eso, Pericos con la frente en alto perdió con Diablos, quedando fuera de la temporada ante una afición que realizó en viaje a la capital del país gracias al apoyo del patrocinador Estrella Roja quien puso 11 camiones para invadir la casa de los escarlatas.
Ilusión, amor, alegría, lealtad y dramatismo fueron las emociones que se vivieron en el Hermanos Serdán durante la temporada 2019. Un paso amargo para la directiva emplumada que debutó a cargo de un equipo profesional de LMB. 
Sólo queda esperar el mes de abril de 2020 para otra temporada. José Miguel Bejos con este triste debut, deberá soltar la chequera para reforzar el line-up de Pericos que a opinión de un servidor deberán ser mínimo cinco pitchers los que lleguen a Puebla.