Con la firma de un Memorándum de Entendimiento entre el Hospital Universitario de Puebla (HUP) de la BUAP y el grupo Geneva University Hospital, en Suiza, inicia una colaboración que reunirá las experiencias y fortalezas de ambas instituciones para aportar soluciones contra el cáncer.

En el Plan de Desarrollo Institucional que se elabora para el actual periodo Rectoral, la investigación básica y aplicada de alto impacto ocupan un sitio prioritario. “Ese es el futuro al que debe aspirar el país y es el futuro en el que, sin duda, la Universidad se insertará. Por ello, se mantendrá el respaldo a los proyectos científicos”, afirmó el Rector Alfonso Esparza Ortiz.

Estudiantes de Ingeniería en Energías Renovables, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE), generaron un biocombustible sólido a partir de residuos de café, con el cual es posible reemplazar la leña y el carbón, utilizados en zonas rurales.  Con ello, contribuyen a proteger la salud de estos habitantes, pues la segunda causa de muerte en estas comunidades son los problemas respiratorios.

Debido a cuestiones anatómicas, pues las partes del cerebro encargadas de regular las emociones y el juicio -amígdala y corteza prefrontal-, aún están en desarrollo, durante la adolescencia las mujeres son más susceptibles a ser dependientes de sustancias, objetos o personas, lo que las coloca con mayor tendencia a adquirir adicciones, señaló Gloria Enríquez Alarid, académica de la Facultad de Medicina de la BUAP.

México presenta un importante rezago tecnológico y carece de innovaciones que se traducen en una baja competitividad de los sectores productivos, destacó el vicerrector de Investigación y Estudios de Posgrado de la BUAP, Ygnacio Martínez Laguna, quien ante este escenario recalcó la necesidad de llevar los beneficios del conocimiento a la industria; es decir, hacerlo rentable.

Para acercar la salud, a través del uso de plantas medicinales -más económicas que los productos de la industria farmacéutica-, surge el uso de la “lengua de vaca” (Rumex spp.) para el tratamiento de trastornos periodontales y gastrointestinales, entre estos últimos los relacionados con la bacteria Salmonella typhi, causante de la fiebre tifoidea en humanos.