Mientras que las vacunas con una tecnología de adenovirus tienen un desarrollo de 35 años, las de RNA mensajero 13 años, aproximadamente. Así que lo único que se aceleró fueron los estudios clínicos en humanos.

En ambas no hay una tecnología nueva. Por lo tanto, no hay nada que temer. Esta es una de las consideraciones del doctor Alfredo Torres (https://bit.ly/3ur2slT), Profesor Distinguido Herman Barnett en Microbiología e Inmunología, por la University of Texas Medical Branch, su centro de trabajo en Galveston, Texas, al reflexionar sobre la pandemia en México.

Sin embargo, los países que no tienen la ciencia para desarrollar sus propias vacunas y sus medicamentos, como México, siempre serán dependientes de los que sí tienen ciencia. El problema es no contar con la inversión suficiente para la investigación, pues el talento de sus investigadores existe, consideró.

Leer más: Gobierno del Estado participará en foro para la preservación del patrimonio

El también Profesor Visitante del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas, del Instituto de Ciencias de la BUAP, egresado de esta Casa de Estudios de la licenciatura y maestría, es considerado un excelente vacunólogo por sus pares a nivel mundial, entre cuyas contribuciones destaca el desarrollo de diferentes terapias y vacunas contra cepas de Burkholderia y E. coli patógenas, actualmente en estudios preclínicos.

A las citadas aportaciones se suman el desarrollo de modelos animales estandarizados para evaluar y comparar la virulencia y la progresión de la enfermedad de diferentes cepas bacterianas, así como el estudio de los mecanismos de virulencia, centrándose en la identificación y caracterización de antígenos candidatos para el desarrollo de vacunas.

Leer más: Anuncia Secretaría de Cultura cuatro exposiciones artisticas

El doctor Torres es fundador y coordinador de la Coalición Latinoamericana para la Investigación de Escherichia coli (LACER, por sus siglas en inglés), integrada por 90 grupos de investigación en 11 países de la región. Miembro de la Academia Americana de Microbiología, nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, su producción científica se plasma en 145 publicaciones arbitradas en revistas indizadas, así como artículos de revisión, capítulos de libros y dos libros, sobre patogénesis microbiana, seguridad alimentaria y desarrollo de vacunas y terapéuticos.

Puebla de zaragoza °C
  27.06.2022 Ferienhaus Ostsee