La noche de este jueves, la Selección mexicana tuvo su segunda presentación en la actual Copa Oro ante el equipo, que en el papel, lucía cómo el más complicado a enfrentar en el grupo C, la escuadra de Jamaica hizo valer los pronósticos y complico de principio a fin a los dirigidos por Pompilio Páez.

Sacando provecho de su condición física llevaron el partido a un ritmo con poca fluidez que impidió que México pudiera elaborar oportunidades de peligro ante su portería, derivando así en un descolorido empate sin anotaciones

México y Jamaica se enfrentaron en la ciudad de Denver, ambas selecciones llegaban con 3 puntos luego de debutar con victoria en el certamen y buscaban asegurar su clasificación a la siguiente ronda con un nuevo triunfo.

México se haría pronto del balón intentando encaminarse al arco rival, sin embargo, los caribeños plantearon una sólida defensa que se dedicó a rechazar cualquier balón que se aproximara a su área. La elaboración de oportunidades de peligro resultó una tarea complicada para los tricolores debido al  planteamiento defensivo del rival, que apostó por esperar atrás e intentar contragolpear, aprovechando la velocidad de sus elementos.

Fue así que el conjunto nacional busco alternativas para irse adelante en el marcador, siendo el balón parado el medio por donde más cerca se quedaron de anotar. En el primer tiempo sólo se presentaron dos oportunidades. La primera, un remate del recién incorporado Erick Torres quien remató con la cabeza, de espaldas al marco y dirigió el esférico a la base del poste ahogando el grito de gol de los aficionados presentes en la casa de los Broncos. Cerca del final, en jugada de tiro de esquina, Jesús Molina se levantaba ante la mala salida del guardameta Andre Blake y mandaba su remate picado a la portería, pero en la línea aparecía un defensor jamaiquino que rechazaba el esférico. Se decretaba el final del primer tiempo y la urgencia de marcar un gol comenzaría a cobrar factura a los aztecas para la segunda mitad.

Conforme se fueron consumiendo los minutos, la selección mexicana era víctima de su propia desesperación, uno que otro disparo de media distancia, y algún servicio pasado buscando algún rematador fue la tónica de los ataques tricolores en los minutos finales. La misma desesperación los llevo a ser imprecisos y Jamaica trató de aprovechar esos errores, al minuto 54 robaron el balón en medio campo y en jugada de contragolpe filtran la bola hacia Darren Mattocks quien caía en al área mexicana ante la marca de Hugo Ayala en una jugada muy apretada pero que al final no se sancionó como penalti.

El tiempo se esfumó y ninguna jugada individual o algún descuido en la defensa, permitieron a México abrir el cerrojo de la defensa jamaiquina teniéndose que conformar con un punto que los deja compartiendo cima con los del Caribe. La Selección nacional cerrará su participación en la fase de grupos el próximo domingo ante Curazao en el Alamdome de San Antonio.