Culiacán, Sin.- La tarde de este jueves se desató una ola de caos cuando diversos puntos de la ciudad de Culiacán fueron tomados por comandos armados, esto después de haberse dado a conocer la presunta captura de Ovidio Guzmán, hijo del reconocido narcotraficante Joaquín ¨El Chapo¨ Guzmán.

Alrededor de las 15:00 horas se comenzaron a difundir vídeos a través de redes sociales, en donde se podía observar a ciudadanos correr para resguardarse, ya que varias personas que portaban armas de alto calibre abrieron fuego.

De acuerdo con datos brindados por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, los hechos iniciaron cuando una patrulla integrada por alrededor de treinta elementos de la Guardia Nacional y Sedena, fue agredida desde una vivienda en el fraccionamiento Tres Ríos.

 

Ante la agresión, el personal inició acciones para repelerla y al ingresar a la vivienda capturo a cuatro sujetos que se encontraban al interior, identificando a uno de ellos como Ovidio Guzman, sin embargo, esto ocasionó que el sitio fuera rodeado por un número mucho mayor de delincuentes.

El hecho desató que varios grupos delictivos ocasionara una ola de caos y pánico entre la ciudadanía, al abrir fuego y desplazarse en vehículos artillados y a pie en distintos puntos de Culiacá, el hecho también fue aprovechado por los grupos antagónicos para liberar a alrededor de treinta reos. 

 

Tras más de siete horas del enfrentamiento, los ciudadanos se permanecieron resguardados pues hasta altas horas de la noche se podían observar células con hombres armados recorriendo las calles de la entidad y realizando disparos al aire.

Alrededor de las 10:30 de la noche, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, informó sobre los hechos ocurridos en Culiacán e indicó que el gabinete de seguridad viajaría a la entidad para tomar cartas en el asunto tras entrevistarse con el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordáz para acordar la estrategia a seguir y posteriormente dar una postura de los hechos.