Tal y como lo dio a conocer este jueves en conferencia de prensa Jorge Enrique Trejo Gómora, director general de Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea, se estima un impacto negativo y significativo en el abasto de sangre a causa de la pandemia de COVID-19, esto con base en experiencias previas frente a otras contingencias epidemiológicas a nivel nacional e internacional.

Pese a que las donaciones de sangre siguen siendo importantes para la trasfusión de plaquetas, la atención de hemorragias obstétricas, traumatismos, así como para pacientes hemato-oncológicos y con accidentes, “el flujo de donantes efectivos en los bancos de sangre está disminuyendo y no es una situación que únicamente está viviendo este país, es en todos los países del mundo”, así lo comentó Trejo.

Particularmente en el caso de México, el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea no nada más enfrenta la disminución de la disponibilidad de donantes de sangre con una baja de entre 60% y 70%, sino que también requiere mejorar el uso racional de la sangre, el suministro de materiales y equipos para el proceso de banco de sangre, así como la gestión de recursos humanos en banco de sangre.

Por ello es que desde las instalaciones del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea se diseñó la “Estrategia para el abastecimiento de sangre segura durante la pandemia COVID-19”, planificación que, según Jorge Trejo, inició a construirse desde el 31 de enero de este año. Con esto se pretende optimizar la reserva de componentes sanguíneos almacenados, dar continuidad a los servicios de sangre, garantizar la seguridad del donante y del paciente del banco de sangre al igual que evitar la propagación de COVI-19 en la cadena transfusional.

En atención a las medidas de contingencia como la Jornada Nacional de Sana Distancia, el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea ha puesto a disposición del público un número telefónico mediante el cual, aquellas personas interesadas en donar sangre, podrán agendar una cita en el banco de sangre de mayor conveniencia y seguridad, con un horario en el que el donante pueda acudir a las instalaciones evitando las conglomeraciones de personas.

De igual forma se retiró que esta planeación fue compartida a toda la red nacional de bancos de sangre en colaboración de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y con el Consejo Nacional de Salud durante el mes de marzo. Hasta el momento, “No hay desabasto en el país, pero las medidas de acciones que debemos de tomar van encausadas a prevenir el desabasto”, declaró Trejo.