La crisis del coronavirus pasará... Y para entonces necesitará que los empleados estén bien de salud y altos de moral para
hacer frente a los retos que se avecinan.

La empresa puede estar pasando por un período de reestructuración o bien haciendo frente a un repentino pico de ventas, pero, en cualquier caso, se espera que tanto la dirección como los empleados tengan que afrontar un gran esfuerzo de recuperación sostenido en el tiempo hasta poder equilibrar de nuevo la situación.


Por lo tanto, es clave proteger la motivación y el compromiso de los empleados y asegurarse siempre de que haya una buena comunicación en ambas direcciones. Es necesario ser consciente de las reservas y temores de los empleados y lidiar con ellos proactivamente. 

La salud es lo más importante

La salud de los empleados es lo primero y este es un mensaje que se debe transmitir de forma
clara y positiva. Por ello deben introducirse todas las medidas de protección: aceptación y cumplimiento de las distancias de seguridad, disponibilidad de productos para la higiene y la desinfección personal y desinfección de los lugares de trabajo. Debe optarse por el teletrabajo siempre que sea posible, y las reuniones y viajes deben ser minimizados tanto como se pueda.


Es necesaria la atención de la alta dirección

Desde la dirección de la empresa, hay que tomar la iniciativa y comunicar de forma adecuada en el momento oportuno, ya que es la única manera de controlar cómo se percibe, comunica y transmite la crisis en el entorno externo a la empresa y entre los propios empleados.


Toda comunicación es crucial 

La comunicación interna y externa es una de las tareas más importantes de la gestión en tiempos de crisis. La dirección de la empresa debe mostrar liderazgo y empezar a comunicar de forma proactiva para mantener el control de la situación durante la crisis. En cualquier caso, el contenido de lo que se dice o se comunica directamente cuenta mucho más que cualquier informe o mensaje escrito.

Ser transparente y honesto en sus comunicaciones y declaraciones.


La situación empieza a ser crítica cuando la comunicación de la dirección no está coordinada. Por lo tanto, es importante tener una pauta común de comunicación en la que la dirección de la empresa defina los principios y el contenido de los mensajes para
los empleados, los medios de comunicación y otras partes interesadas externas durante una crisis. También es importante tener en cuenta que estos principios deben encajar con la cultura corporativa y la imagen pública de la empresa.