A propósito de la crisis sanitaria a la que se enfrenta el país por la pandemia de COVID-19, durante la conferencia de prensa vespertina de la Secretaría de Salud (SSA) en Puebla, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto señaló los avances que el programa de IMSS-Bienestar en la entidad.

Mediante este modelo de atención comunitaria, el IMSS contempla 7 hospitales rurales en 160 municipios del Estado de Puebla. “A demás de estos 7 hospitales rurales hay 309 Unidades Médicas Rurales”, reiteró Robledo Aburto. De esta forma las estrategias de atención de IMSS-Bienestar están dirigidas a incidir bajo un enfoque preventivo, anticipatorio y territorial a las causas de enfermedades y muertes.

En el marco de la pandemia por coronavirus, las acciones de este programa se han enfocado en la reconversión de hospitales, procurando la adecuación y equipamiento de 4 cubículos por Hospital Rular para el manejo en aislamiento de pacientes sospechoso o confirmados por COVID-19. Robledo también mencionó que “en cada uno de estos hospitales rurales se disponen de 2 módulos de entre 8 a 12 camas para a la atención de pacientes con COVID”.

Además, el director general del IMSS subrayó la participación de 9,341 voluntarios de la salud para acciones de apoyo a unidades médicas durante la contingencia, así como la de 18,540 voluntarios orientados en acciones de identificación de casos sospechosos. 

Como parte de las acciones preventivas durante la crisis sanitaria, dicho programa ha emitido 45 mil perifoneos y 160 mil mensajes de salud trasmitidos por radio traducidas al náhuatl y al totonaco. Finalmente, se puntualizó que los servicios de los Centros de Atención Rural a Adolescentes (CARA) se han mantenido con las medidas necesarias en tato que se han implementado 6 mil sesiones educativas relacionadas al coronavirus.