A menos de un año de su apertura en la entidad, los Acuarios y Centros de Investigación y Conservación Michin Puebla y Guadalajara se declaran en condición de “supervivencia” debido a la emergencia sanitaria que azotó el mundo, por lo que apelan al público para seguir adelante.

Mediante un comunicado, indicaron que los estragos que ha dejado la pandemia en México han colocado en una situación de extrema emergencia a dichos centros, pues a diferencia de otras instituciones y negocios que pudieron suspender operaciones y bajar gastos durante el confinamiento, para estos espacios no fue posible dejar de operar.

Rodrigo Álvarez, director de Operaciones de Acuarios Michin, indicó que en cada espacio se necesita bombear 18 veces durante el día los dos millones de litros de agua que hay en los estantes, a lo cual se suma el tratamiento del líquido que es desechado y el traslado del agua de mar desde Veracruz para el caso del acuario de Puebla y desde Colima para el de Guadalajara, proceso que implica el pago de derechos y servicios, incluso en el estanque de los cocodrilos el agua requiere calefacción.

A estos y otros costos se suma la permanente alimentación de los más de 38 mil ejemplares de 300 especies que hay en ambos establecimientos; se estima que para garantizar el bienestar de tan sólo un tiburón, al mes tiene un costo de hasta nueve mil pesos, gasto que es de gran impacto pues en los dos centros hay 25 tiburones.

Álvarez puntualizó que ante la dimensión que tomaba la propagación del Covid-19 en Europa y Estados Unidos, el Consejo Directivo de los acuarios implementó medidas preventivas antes de que esto se detonara en México, por lo que la estrategia financiera incluyó inyección de capitales de los inversionistas y la contratación de créditos para sortear la caída total de los ingresos que sólo se proyectó para un lapso de cinco meses.

Dicha estrategia permitió que ambos centros sobrevivieran durante el confinamiento, pero el reinicio de actividades resultó muy complejo, pues el flujo de visitantes no cubre ni siquiera el 25 por ciento de aforo permitido por las autoridades mismas con las que se ha trabajado de la mano en la definición y certificación de las medidas de seguridad para visitantes y trabajadores.

Es por ello que, investigadores, trabajadores y directivos de ambos acuarios apelan “al corazón” del público para que contribuyan con su visita, misma que afirman estará regida bajo las mayores medidas de seguridad sanitaria para ofrecer plena confianza durante el recorrido y con ello ayudar a los acuarios a superar la crisis.

El directivo destacó que no se trata de mantener un espacio de entretenimiento, sino también de centros de investigación, preservación y educación, que han logrado el cuidado y reproducción de la nutria de agua de río mexicana o el ajolote, especies endémicas de México que se encuentran en peligro de extinción.0

Recordó que estos espacios funcionan también para el resguardo y cuidado de especies rescatadas, como el caso de tiburones y rayas, especies que requieren personal altamente calificado.

Puebla de zaragoza °C
  01.10.2020 Ferienhaus Ostsee