El Subsecretario de la Defensa Nacional, Gilberto Hernández Andreu y el gobernador Tony Gali, encabezaron la ceremonia del 150 Aniversario de la Liberación de Puebla y la entrega de la Gran Orden Victoria de la República a ciudadanos que han destacado por su alto sentido de patriotismo.

Acompañado de la Presidenta del Patronato del Sistema Estatal DIF, Dinorah López de Gali, el mandatario expresó que, ante los momentos que vive el país, es necesario que los partidos políticos, gobierno y sociedad den un paso al diálogo honesto, abierto, de inclusión y tolerancia. Refrendó que mantendrá una Puebla segura, igualitaria, con crecimiento económico y bienestar social, para consolidar un estado de progreso en beneficio de los habitantes.

Tony Gali recordó que fue el 2 de abril de 1867 cuando se logró la victoria del gobierno legítimo del Presidente Benito Juárez, sobre los invasores al mando de Maximiliano de Habsburgo, por lo que la liberación de Puebla constituye uno de los capítulos más gloriosos de la segunda mitad del siglo XIX. Resaltó que fueron mujeres y hombres ilustres quienes liberaron esta ciudad con lealtad y amor a la patria, como: Ignacio Zaragoza, Miguel Negrete, Jesús González Ortega, Porfirio Díaz, Juan N. Méndez, Felipe Berriozábal, Francisco de la Madrid, Carlos Pacheco, Luis Mier y Terán, Juan de la Luz Enríquez, Manuel María Zamacona, así como Aquiles, Carmen y Máximo Serdán. 

Durante la ceremonia, el mandatario y el Subsecretario de la Defensa Nacional condecoraron a los ciudadanos Alejandro González Acosta, Consuelo Guerrero, Juan Ortiz Escamilla, Rafael Paz del Campo, Pedro Ángel Palou García, Miguel Ángel Porrúa, Carlos Tello Díaz, Juan Velázquez, Arturo Aguilar Ochoa, Moisés Rosas Silva, Ricardo Sodi Cuéllar, Antonio Campuzano y Ricardo Palmerín, con la Gran Orden Victoria de la República que otorgan la Sedena, la Academia Nacional A.C. y la Academia Nacional de Historia y Geografía.

El Secretario General de Gobierno, Diódoro Carrasco, hizo hincapié en que hace 150 años Puebla fue escenario de una gesta que sin duda podría considerarse como una segunda independencia, la guerra contra el imperio de Maximiliano. Reconoció la labor y entrega de héroes anónimos que defendieron a toda costa a la nación y que dejaron como legado su ejemplo para librar los conflictos del siglo XXI, como la lucha por la seguridad interior que garantice la integridad de las personas y sus bienes; la seguridad nacional bajo la protección de sus fronteras y recursos estratégicos, la defensa de la dignidad y soberanía de México amenazadas por la demagogia y el populismo. 

También rindió un homenaje a las fuerzas armadas, herederas de aquel ejército que demuestra -día con día- la nobleza y valentía de sus integrantes, la disciplina que los distingue, así como su efectividad para combatir el crimen organizado. En tanto, el Presidente de la Academia Nacional de Historia y Geografía, Luis Maldonado Venegas, celebró la oportunidad de festejar ésta gesta heroica en el estado de Puebla al citar las memorias del General Porfirio Díaz: "hoy venimos a besar esta tierra pródiga de héroes epónimos y anónimos que ofrendaron su vida para restaurar la república y proclamar su segunda independencia".

A nombre de las Fuerzas Armadas, el General Fernando Colchado, Director de la Escuela Militar de Sargentos, rindió tributo a sus antecesores, por sus hazañas, pero sobre todo por sumar la liberación de Puebla a las glorias nacionales. Como parte de esta celebración se realizó el Desfile Conmemorativo al Aniversario de Liberación de Puebla por el General Porfirio Díaz, en el que participaron elementos del Ejército Mexicano, la Marina, Policía Militar, el agrupamiento de enfermeras, la banda de música de la sexta región militar y vehículos oficiales.