Siete hombres linchados y uno más muerto durante el fuego cruzado de una persecución fue el saldo de un enfrentamiento entre presuntos secuestradores y pobladores de la comunidad de Los Reyes Teolco, en el municipio de Cohuecan, tras presuntamente intentar secuestrar a un campesino originario de Tepexco.

Alrededor de las 11:00 de la mañana del miércoles, dos sujetos esperaban a su víctima de nombre Armando N., en la salida de Tepexco, a bordo de un automóvil marca KIA color azul, con reporte de robo, para privarlo de la libertar y emprender la huida hacia la junta auxiliar de los Reyes Teolco, en Cohuecan.

Un grupo aproximado de 180 pobladores se percató de la acción y para defender  a su vecino, emprendieron una persecución misma que desencadenó una balacera en Los Reyes.

Ahí, el par de maleantes era esperado por otros dos cómplices, aparentemente para cometer un segundo plan, pero al ser descubiertos abandonaron su unidad y  durante el fuego cruzado, mataron a un hombre que viajaba en una camioneta Picop de color negro, cargada de abono.

Aproximadamente a las 12:30 horas los perseguidos decidieron abandonar a la víctima, ilesa, al interior del vehículo, en la comunidad de Los Reyes Teolco e intentaron darse a la fuga.

En ese momento, alrededor de 30 personas lograron detener a dos de los supuestos secuestradores, a quienes golpearon y posteriormente colgaron del cuello en un árbol ubicado en un paraje de la carretera Los Reyes Teolco-Cohuecan.

La presencia de pobladores fue incrementando hasta llegar a ser aproximadamente 350 los que exigían justicia, por lo que tras activar el protocolo de linchamiento se conjuntó un total de 148 elementos de las distintas corporaciones de seguridad que nada pudieron hacer.

Los cuerpos de los linchados fueron quemados, mientras los otros dos cómplices volvieron al lugar del plagio y tras ser descubiertos, fueron aprehendidos por los elementos policiacos, pero habitantes pedían a gritos la entrega de los mismos y después de varios minutos, fueron sacados de los separos para hacerlos confesar el nombre de quien ordenó el secuestro y finalmente ser asesinados a golpes.

Posteriormente, arribó una persona a la presidencia para preguntar por las personas que momentos antes habían sido detenidas, por lo que vecinos aseguraron que se trataba del líder de los supuestos secuestradores, por lo que fue arrastrado hasta donde yacían los cuerpos de sus compañeros, para darle muerte de la misma manera.

Al lugar de los hechos arribó la policía municipal de Cohuecan y las de los ayuntamientos de Acteopan, Tilapa, Tlapanalá, Cohuecan y Tepexco, así como personal de la Guardia Nacional, de la Sedena y de Seguridad Pública Estatal, pero debido al nivel de molestia y violencia, la turba no les permitió el acceso al lugar donde mantenían a los retenidos.

Ya en horas de la noche, fuerzas estatales que se ubicaban en Cohuecan, se replegaron para permitir las labores ministeriales y colaborar a tranquilizar los ánimos de la población.

Pero esta acción fue aprovechada por un numeroso grupo de pobladores que emprendió una persecución de dos presuntos cómplices más, misma que terminó en su linchamiento.

Sobre los hechos, la Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación y trasladó a la zona a personal para la realización de las diligencias correspondientes con el fin de deslindar responsabilidades.

Así mismo, el Gobierno del Estado decidió que las fuerzas de seguridad estatales y federales se mantuvieran en la región a fin de garantizar el regreso de la autoridad civil municipal, hasta reestablecer la tranquilidad social.

Entre los linchados se encuentra un menor de 16 años de edad, identificado con el nombre de Orlando N., quien se encontraba junto con un adulto de 32 años, llamado Julio N., ambos vecinos de Santa María Xonacatepec, junta auxiliar de la ciudad de Puebla. Los otros cinco fallecidos, además de la víctima colateral, hasta el momento siguen sin ser identificados.