Tras el incremento de casos de personas afectadas en nuestro estado por la epidemia provocada por el coronavirus (COVID-19), de la que sabemos, causa enfermedades respiratorias, la Arquidiósesis de Puebla tomó la decisión de suspender las misas presencialmente.


Anunciaron que deben acatar las últimas medidas sanitarias de prevención y tratamiento para proteger la salud de la ciudadanía del inminente contagio del COVID-19, mientras dure la emergencia indicada por el Gobierno Federal, el Gobierno Estatal y por las alertas internacionales. Tomando las siguientes recomendaciones:


1. La Misa Dominical se celebrará en forma privada, y podrán apoyarse, en lo posible, de las redes sociales (Facebook: Arquidiócesis de Puebla y Canal 4.1 Televisa Puebla 12:00 hrs.), por lo tanto, instrúyase a los fieles sobre la validez de la Misa Dominical, por estos medios.


2. Los encuentros de grupos numerosos, retiros, asambleas, congresos, jornadas, catequesis, pláticas presacramentales, quedan suspendidas.


3. Facilitar en la medida de lo posible, que las Misas sean transmitidas por las plataformas digitales y los medios de comunicación públicos y privados, de modo que los fieles puedan unirse espiritualmente a la celebración de los misterios de nuestra fe.


4. Las celebraciones de sacramentos ya agendadas como bodas, bautizos, etc., así como las misas feriales (diarias), podrán seguirse celebrando, pero con el menor número posible de fieles (familiares más cercanos), e implementando mayores medidas de seguridad como la higiene y la distancia entre personas (al menos 1 metro).


5. Durante los próximos días, con las medidas sanitarias, los templos parroquiales, pueden permanecer abiertos para la oración personal y se podría exponer el Santísimo para la oración y adoración.


6. Las notarías parroquiales seguirán atendiendo, pero evitando todo contacto físico como el saludo de mano.


Siguiendo las instrucciones del Gobierno Estatal, estas disposiciones entran en vigor a partir del 23 de marzo del año en curso, hasta que se estabilice la situación.

Reiteraron asumir las medidas recomendadas por la CEM y por las autoridades de la Salud, pero en caso de que algunos fieles presenten síntomas de algún padecimiento respiratorio, eviten la asistencia a los templos y acudan con prontitud a recibir asistencia médica. 

Finalmente el Arzobispo, Victor Sánchez Espinoza, pidió orar por las personas que han sido afectadas por este virus y por los que han fallecido a causa de él.