Desde el Congreso de la Unión, la Diputada Federal por Puebla, Verónica Sobrado, realizó un extrañamiento para que el Gobernador de esa entidad, Luis Miguel Barbosa Huerta, ofrezca una disculpa pública y se retracte de las declaraciones emitidas sobre la muerte de la Gobernadora Martha Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle.

 

“Me pronuncio para reprobar, de manera categórica, las afirmaciones del Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, sobre la muerte de la Gobernadora Martha Erika Alonso y el senador Rafael Moreno Valle, al decir que fue ‘un castigo de Dios’”, expresó la legisladora federal, al tiempo de calificarlas como “opacas e indignantes”.

 

En ese mismo sentido, Sobrado Rodríguez reiteró la exigencia realizada ante la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para que se esclarezca el caso, por lo que conminó a que se transparenten las investigaciones y las verdaderas causas del desplome, el informe final y si hay responsables se haga justicia.